Image

 

El viento, al igual que el amor, viaja libre expresando su ser a plenitud, sin ataduras ni tapujos, a veces, demuestra su fuerza devastadora, otras es calmo y benevolente con el que necesita esperanza. No se ve, pero demuestra su presencia al mover las cosas o al sentirlo pasar junto con nosotros.

El fruto, como la amistad, nacen del esfuerzo que se ha tenido entre dos seres, por un lado el humano, que le brinda cuidado, palabras de aliento, agua cuando no llueve, amor cuando el clima es hostil; y por el otro, el árbol que se nutre con los rayos del sol, el agua de lluvia o que le brinda el humano, la fuerza y el amor a sí mismo para llegar a ser un gran árbol y dar grandes frutos.

Vemos pues, que el amor mueve los frutos de los árboles, al igual que el amor mueve la amistad, si no se demuestra interés por un amigo o amiga, la amistad va muriendo poco a poco hasta convertirse en un fruto seco, que raras veces llega a volver a ser lo que era.

Anuncios

2 comentarios en “El amor como el viento, la amistad como fruto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s