Hace tiempo que quería escribirte, no lo había hecho porque no encontraba las palabras que describieran lo que siento.  Lo cierto es que te amé desde el momento en que supe que venías, te esperaba con todo mi corazón, debes saber que aunque no te conocí, tú ya eras todo para mí, las cosas en esta vida terrenal no estaban muy bien que digamos, escaseaban muchas cosas, entre ellas la comprensión entre tu madre y yo, no fue culpa tuya, de verdad que yo anhelaba que nacieras, pues aún que no lo creas, yo hubiera dado todo lo que tengo, incluso mi vida porque tú llegaras a este mundo, estoy seguro que hubieras hecho feliz a muchas personas,  entre ellas, a mí; pues eres un hijo de Dios.  Te pido perdón por no haber hecho todo lo posible porque tuvieras vida, de verdad hubiera cambiado la mía.  A pesar que no tuve el gran placer de conocerte en persona, imagino como serías, imagino toda la felicidad que me hubieras traído, y te hubiera dado todo mi amor. De parte de los dos, te pido perdón, y quiero que sepas que de mi parte te llevo en mi corazón todos los días de mi vida.

Te amo mi criaturita.

Anuncios

Un comentario en “La carta que nunca llegó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s