ninavampiro

Eran aproximadamente las dos de la mañana, había pasado un mal día, de esos en los que todo sale mal.  Escribí una carta de despedida.  A lo lejos sonaba la canción de “Where is my mind” de los Pixies, al tiempo que tomaba una navaja para afeitar y suavemente cortaba mi yugular.

En el momento de mi agonía un ángel obscuro vino a mí, era una pequeñita con largos colmillos, bebió de mi sangre hasta saciarse.

Ella me ha dado la muerte en vida eterna, ya no siento, pero me siento libre.  Ahora soy el muerto viviente que da libertad a los vivos que están muertos.

Gracias, pequeña Julia por enseñarme que para vivir debemos conocer primero la muerte y que a veces somos más coherentes cuando nos contradecimos, pues la razón y los sentimientos son como el agua y el aceite, ó como la vida y la muerte, son tan distintos, pero al final de cuentas los dos permanecen con nosotros hasta el fin de los días.

Anuncios

Un comentario en “La pequeña Julia

  1. Hola peke!!!

    Me gusta mucho lo que escribes, siempre provocas que mi mente se quede pensando en tus palabras, incitas a que la razón extraiga tus intenciones, eso me gusta de ti.

    Sigue así, de verdad que me sorprende ver lo rápido que creces en cada palabra.

    Felicidades!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s