dragon_de_fuego-1024x768-373256

Todo comenzó de un momento a otro, de repente, mi cuerpo subió de temperatura, sentía claramente cada latido que mi cerebro manifestaba, la asfixia se apoderó de mi ser, me era imposible respirar, sólo inhalaba fuego y mi sistema respiratorio ardía como el infierno.

 

Decidí dejar de respirar, pero el intenso calor se ubicó en mi estómago. No sabía qué pasaba, no encontraba remedio, mientras que mi ser continuaba quemándose por dentro.

 

No resistí más y me entregué a las brasas. Mi ser fué destruido por el dragón que había en mí; únicamente me calmaba vomitar los incendios internos, pero a cada exhalación provocaba daños irreparables.

 

Ya era tiempo de dejar salir toda esa fuerza que siempre contuve y nunca solté, es malo guardar todo lo que sientes, desde sentimientos hermososo hasta los más catastróficos, solo que hay maneras de desahogar cada uno de ellos, nunca debemos guardar lo que nuestro cuerpo desea sacar.  Siento que respiro fuego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s