escalera_al_cielo_1 

¿Qué es este lugar, por qué nadie le habla a alguien?

Fueron las primeras preguntas que me formulé cuando solo seguía una enorme fila, por un camino lleno de frescura. En el lugar existían muchos árboles grandes y frondosos, plantas de todo tipo, el ambiente era fresco y tenía aromas deliciosos y frescos. Pero nade hablaba, todo en ellos era silencio, y lo peor, yo no podía dejar de pensar en esto ni en mi pasado.

 Por fin perdí interés en los demás y empecé a pensar en lo que había hecho y lo que no.

 Primeramente pensé en mi niñez, cuando todo era tan sencillo, como preocuparse por tareas, en ver qué regalos traían los reyes magos y Santa Claus, en mis fiestas de cumpleaños y en que fueran todos mis amigos. Pero desgraciadamente, también existen personas que te ofenden, ya sea tus profesores, familiares o hasta tus propios padres, y eso provoca que muchas veces, desde pequeños, nos formemos falsos complejos, como: “No se puede”, “Eres un tonto”, etc.

 En la adolescencia y juventud vamos creciendo con todo eso, pero ahora hay más preocupaciones, como los noviazgos, qué sucede con tu cuerpo; sigues siendo creativo, pero ya no tanto, más bien te adecuas a lo que dicen tus maestros; a veces, llegas a dañar los sentimientos de los demás y otros dañan los tuyos, te quieres hacer el fuerte, porque si dices: “Te quiero o te amo” entonces eres un “CURSI”, pero cuántas veces nos hace falta decir eso o escuchar que nos dicen eso.

 Bueno, yo no viví tanto tiempo, sólo llegue a mis 23 años, pero he aprendido bastante en este lugar, aquí todos estamos vestidos de la misma forma, eso quiere decir que somos iguales. Hay alguien que nos habla de Dios, y si hubiera sabido que somos hijos de Dios y que decir “te quiero” y “te amo”, no es cursi, es más bien ser valiente y más humano, todo hubiera sido diferente, pues sabría que se pueden lograr “imposibles”, que toda la gente necesita de amor, incluyéndome, y habría aprovechado más mi tiempo haciendo lo que me gusta, pero a veces nos dejamos llevar por la asquerosa marea, en vez de dejarnos fluir por el río de la vida.

 Bueno me despido, y a aquellos que pueden disfrutar de sus cuerpos, quiero que sepan, que somos hijos de Dios, por lo tanto somos seres divinos y maravillosos, sigamos el mandamiento: “Amarás a tu prójimo como a tí mismo”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s